¿Qué hacemos?

La mayoría de residentes del Casco Antiguo y comunidades aledañas viven en pobreza o pobreza extrema. Desde temprana edad, estas personas se encuentran en desventaja debido a la falta de capital financiero, educación y acceso a otras oportunidades que podrían mejorar su calidad de vida. Como resultado, pasan a depender del gobierno para ayuda y apoyo.

Pero además, existe una epidemia de pobreza emocional y violencia en los residentes de estas comunidades. La pobreza les ha llevado a optar por estilos de vida poco saludables que ocasionan una baja autoestima y genera ciclos/ondas de violencia para toda la familia.

Fundación Calicanto trabaja para crear soluciones a estos problemas, utilizando la diversidad humana del Casco Antiguo, nuestros programas y nuestra capacidad para construir la autoestima y los valores personales de los miembros de nuestra comunidad.

Queremos que nuestros programas brinden a las personas una oportunidad para mejorar sus vidas de forma sostenible, ya que estamos conscientes que la pobreza no se supera con donaciones únicas o enfoques caritativos a corto plazo.